Nuestra Congregación

Historia

En la ciudad de Toulouse, al sur de Francia, el año de 1866, madre Eduviges Portalet, enviada por el Instituto de María Inmaculada de Marsella, funda una escuela para niños ciegos. Tres años después ante la situación de aquellos niños privados de la luz natural y con ansia de conocer la luz de la fe, Madre Eduviges apoyada por la autoridad eclesiástica funda la Congregación de Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción.

Las primeras hermanas fueron Eduviges Portalet y Francisca Lohier, acompañadas de otras jóvenes. El 8 de diciembre de 1884, la Congregación fue afiliada a la Orden de Predicadores, por un decreto especial dado en Roma por el Maestro de la Orden Fr. José María Larroca O.P., gracias a la intervención del Beato Jacinto María Cormier, nuestro cofundador.

Las primeras dominicas de la Inmaculada Concepción llegaron a Ecuador, después de una larga travesía por mar. Del Puerto de Guayaquil viajaron hasta Cuenca para hacerse cargo del Leprocomio Mariano Estrella, el año de 1892.

Posteriormente, fueron solicitadas desde Trujillo, llegando al Perú para evangelizar a través de la educación; desde allí se extendieron a partir de 1898. En este año se funda el Colegio Nacional “Santa Rosa” de Trujillo y posteriormente muchas otras obras dedicadas a la Educación de niños y jóvenes a lo largo y ancho del Perú.