Pastoral Vocacional

Testimonios

Tu amor es mejor que la vida, Señor

Hola, quiero compartir contigo mi historia de amor. Desde muy pequeña fui educada en una familia muy católica y era muy cercana a la iglesia, iba a misa, rezaba y por eso, durante mi niñez y juventud conocí varias congregaciones religiosas, pero ninguna llamó más mi atención como las Dominicas de la Inmaculada Concepción.

Tenía 11 años cuando las conocí, pues ingrese al Colegio Las Capullana en Sullana dirigido por ellas. Allí me di cuenta que ellas tenían como centro a Cristo pero también a la Mamita María. Un día en 5° de secundaria nos invitaron a todas las chicas a una jornada vocacional. ¡Cómo olvidar aquel día! Estaba muy emocionada, sentía un raro cosquilleo en mi corazón, pero no me decidí a decirle Sí a Dios, porque tenía muchas dudas y miedo.

Así pasaron los meses, hasta que me invitaron nuevamente a otra jornada vocacional y aquel bendito día fue el que Cristo llenó mi corazón. Todo tenía sentido para seguirlo, y ayudar a salvar almas. Y le dije Sí y decidí entrar a esta congregación siguiendo a Cristo tomada de la mano de María Inmaculada mi dulce y buena Madre.

Después de esta decisión hubo muchos obstáculos en mi camino, pero ninguna fuerza humana pudo contra Él, Cristo estuvo, está y estará siempre conmigo, pues, Él es todo para mí.

Ahora soy novicia y no me arrepiento de haber seguido al “más bello de todos los hombres y al más grande amor: Cristo”. Quien llena mi corazón con su amor maravilloso, soy muy feliz a su lado y al lado de todas mis hermanas. Así mismo llevaré esta alegría de vivir en Cristo a todos mis hermanos que no lo conocen.

Tú no tengas miedo pues CRISTO BUSCA PERSONAS COMO TÚ, ÉL NO SE CANSA DE LLAMAR, NO DUDES Y SÍGUELE.”

Hna. Alba